25.5.11

LAS DOULAS



Érase una vez un ser oscuro, encogido y austero de sí mismo.

Un ser que andaba a tientas por la vida, sin saber qué tierra pisaba, ni qué aire respiraba.

Un ser abandonado a su suerte, que no era otra cosa que su muerte.



Alguien pronunció la palabra doula, y esa palabra sonó tan desconocida como lo era la belleza y la hermosura para este ser del que hablo. Pero no por ello dejó de escucharla.



Este ser, bienintencionado, deseoso de encontrar la paz y la riqueza de su alma, se embarcó en un viaje interior acompañado de otros muchos seres.



Y ese ser fue saliendo de su bolsa, de su capullo, y se permitió sacar a la luz las cosas que había dentro,y comenzar a ver los colores de la mariposa que llevaba en sí.



Y comenzó este ser a pintarse los labios, y a utilizar un color claro, alejado de los lutos pasados, y comenzó a sentir el latido constante que existe en sus entrañas, permanente, y a dejarse escuchar los ecos por los recovecos de sus cuevas, y a escucharse.

Comenzó este ser a cantar desde la tierra, y a mirar desde lo profundo, dejando cada vez más las apariencias a un lado, y entrando en la esencia de las cosas.



Quisiera este ser, ya más y más luminoso y lleno de su propia gracia, agradecer al ser que pronunció por primera vez ante él la palabra doula.


Ese ser se llama Mariano Alameda, y a él se le envían mis bendiciones.

Aunque este comentario está escrito en masculino, en realidad estoy hablando del Eterno Femenino. Va de Diosas este tema.

Lienzo titulado "LIRA, EL JUEGO DE LA DIOSA"




3 comentarios:

eVa dijo...

Maravilloso canto a la esperanza, Lira. Enhorabuena.

Clinica Psicologia dijo...

Just read it and thanks the post again. Best Regards, Pedro

Yadil dijo...

Me encanta!! No solo porque he vivido esa transformación sino por la pintura en sí misma que me parece muy hermosa