24.12.10

LAS NARANJAS Y MI VIDA


Exprimo tres hermosas naranjas, y el jugo lo echo en un vaso de 250 gramos. Veo ante mí un vaso de zumo de naranja exquisito, fresco, rebosante, que me apetece y me deleita.


Exprimo tres hermosas naranjas, y el jugo lo echo en un vaso de 500 gramos. Veo ante mí un vaso de zumo de naranjas escaso, que está sólo medio lleno, que no llena todo el vaso, no me apetece, que me parece poco, y lo tomo a regañadientes.


Por qué? si es el mismo líquido sabroso y nutritivo, la misma cantidad, la misma vitamina, el mismo color y la misma vida?


Creo que las naranjas me han dado una clave. Son una metáfora de mi vida.

Siendo yo poseedora de toda esa riqueza , color, y hermosura, me pareciera que mi vida hubiera sido siempre escasa, carente, raquítica, y es como si la hubiera tomado a regañadientes.

Voy a amar las formas de mi vida, incluídas las desdeñosas, feas, o escasas, quizá medio llenas , porque guardan igualmente un líquido precioso: Mi Vida.

Al final, las apariencias engañan, incluso a una misma.
.
.
Cuaderno titulado "Vagabunda". Sería hermoso amar la parte vagabunda de mí misma.


1 comentario:

eVa dijo...

Qué estupenda imagen, Lira, y qué bien que te des cuenta de la distorsión. Tu vida es lo más valioso y haces bien en valorarlo. Un abrazo.