10.9.08

UN CAMINO



el camino que conducía a la Iglesia de Santo Domingo era como el camino del cielo.

Cada paso producía alegría en ella,

aunque algunas de las Hermanas se mostraban inquietas,

porque solía recorrerlo con los ojos cerrados,

sin duda para que nadie la distrajera,

y ellas, en tono de reproche, le suplicaban que los abriera...



(extraído de la historia de Santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia)
cuaderno pintado a mano titulado "alma"

No hay comentarios: