11.2.08

EL LUGAR DE MI TRANQUILO DÍA



Solía retirarse a un gruta abierta en el Cerro de la Majestad, paraje que él llamaba "el lugar de mi tranquilo día" para practicar ejercicios espirituales y fabricar cestillas de mimbre.
En 1196 es nombrado Obispo de Cuenca, preocupándose de los más necesitados sin importarle si eran cristianos, judíos o mahometanos.
Su caridad era para todos.




(Texto escrito en las cercanías de la Ermita de San Julián el Tranquilo, patrón de Cuenca.)

Me pareció un texto de plena actualidad, por estos motivos:

  1. Por la búsqueda de la tranquilidad, que tod@s deseamos,
  2. Por el hecho objetivo de la convivencia de diversas culturas y la forma que el Santo tenía de actuar con ellas....un mensaje más para tener en cuenta en nuestro día a día.

Todo esto me inspira a ilustrar este comentario con el cuaderno titulado " brillante mañana"

1 comentario:

EJG dijo...

Que tengas muchos tranquilos días... Que nada ni nadie te robe la paz; que a todos, independientemente de su creencia, sexo o religión, les transmitas tu paz. Un abrazo.