12.11.07


La vida no sabe de separaciones.
Inspiras el aire, y la vida entra en ti.
Expiras el aire, y tú entras en la vida.
No existe separación.
Comes, y los árboles entran en ti a través de los frutos.
Llega el día en que mueres, te entierran y los árboles te absorben y te transforman en fruta.

OSHO
cuaderno pintado a mano titulado "rupestre"

No hay comentarios: